Tips para detectar monóxido de carbono en tu casa

Qué artefactos producen este gas silencioso, cómo detectarlo y prevenir intoxicaciones peligrosas para la salud.

El monóxido de carbono  (CO) es un gas tóxico que puede causar la muerte. Por eso, es muy importante estar atento a los artefactos que pueden producirlo, a los primeros síntomas que alertan su presencia y a otros consejos para detectarlo dentro del hogar. Cómo saber si hay monóxido de carbono en el ambiente y qué hacer frente a este enemigo silencioso y tan peligroso.    

Por qué se produce el monóxido de carbono
El monóxido de carbono no se puede oler, probar o ver; por eso es necesario tomar medidas antes de su aparición. El CO se produce cuando los combustibles a base de carbono, tales como queroseno, gasolina, propano, gas natural, carbón o madera se queman sin suficiente oxígeno, lo que provoca una combustión incompleta. Los emisores de CO dentro del hogar son los calefones, estufas, cocinas y parrillas de carbón o a gas. Los motores de automóviles en funcionamiento y el tabaco de los cigarrillos también lo emanan y hay que evitar su concentración.    

Por qué se acumula en los ambientes
El problema es cuando el monóxido de carbono se acumula en el interior de las casas. Y esto ocurre por diversos motivos:

  • Ventilación insuficiente.
  • Incorrecta instalación de los artefactos o mal diseño de los ductos de ventilación.
  • Mal funcionamiento de artefactos e instalaciones.
  • Inadecuada ubicación o utilización de dichos aparatos.

Niveles de alarma
Este gas es muy traicionero porque es difícil de detectar a simple vista y es muy dañino, aun en pequeñas cantidades. Su principal efecto es que altera la capacidad de la sangre para transportar oxígeno al organismo. Su efecto perjudicial dependerá de la concentración de CO en el aire, del tiempo de exposición-inhalación y de las características de cada persona. Cualquiera que se exponga a esta contaminación está en riesgo, pero se ven más afectados niños, mascotas, bebés por nacer y personas con enfermedades cardíacas.    

Cómo saber si hay monóxido de carbono en el ambiente

  • Estar atento a los primeros síntomas y actuar rápidamente.
  • Los síntomas de intoxicación por CO son: dolor de cabeza sordo, mareos, náuseas y vómitos, falta de aire, debilidad, desorientación, visión borrosa y pérdida de conocimiento.
  • Revisar los artefactos de gas defectuosos que pueden producirlo, como hornos, calentadores de agua y de gas, secadoras, estufas y chimeneas.
  • Para estar seguro mientras se duerme, hay que instalar un detector de monóxido.

Detector de monóxido
Para garantizar que no hay presencia de este gas peligroso en casa, lo mejor es instalar una alarma de monóxido de carbono. Sobre todo si se utilizan los aparatos con riesgo de emanarlo y en épocas invernales, donde la ventilación de los ambientes es menos frecuente. 

  • La mejor forma de saber si hay monóxido de carbono en el ambiente es instalar un detector en cada nivel o área de la casa. Si se duerme con la puerta cerrada, conviene tener esta alarma dentro del dormitorio. 
  • Colocar los detectores en los sitios indicados por el fabricante, para que puedan captar correctamente los niveles de CO. 
  • Mantener buena ventilación cuando se usan productos de limpieza y otros elementos contaminantes, que pueden ser detectados por esta unidad. 
  • No ubicar cerca de calderas, cocina o garaje porque sonará sin motivo real.
  • Los niveles bajos de CO puede ser causados por la polución del aire, el tráfico pesado de vehículos, el humo de cigarrillos, inversión térmica y otros factores. La alarma sonará cuando el monóxido supere cierto nivel de concentración.  

Riesgos de las estufas a gas y su uso correcto

  • No utilizar aparatos alimentados a gas -como cocinas, hornos y secadoras de ropa- para calentar la casa.
  • La llama de las estufas, calefones y cocinas a gas debe ser silenciosa, azul y pareja. Si es amarilla está produciendo monóxido de carbono y hay que revisarla.
  • Si la llama o luz del piloto se apaga con frecuencia o los quemadores de gas cambian a un color extraño, pueden estar señalando una combustión incompleta.  
  • No prender artefactos de combustión sin ventilación en ambientes con puertas y ventanas cerradas. Tampoco donde haya personas durmiendo. 
  • No encender carbón en el interior de un lugar cerrado (casa, garaje, carpa).
  • Chimeneas y conductos de humo deben ser limpiados por un profesional cada año.
  • Nunca dejar el auto con el motor encendido dentro un garaje conectado a la casa, cerrado o sin ventilación. El humo del caño de escape, en estas condiciones, también es peligroso.