¿Qué tener en cuenta para comprar una casa en Argentina?

Factores como la antigüedad, la ubicación y la luminosidad son importantes al elegir una vivienda para comprar. Qué tener en cuenta antes de invertir en una propiedad. 

Comprar una casa o departamento es un paso trascendental en la vida de cualquier persona. Ya sea tu primera vivienda o una mudanza hacia algo mejor, tomar la decisión conlleva muchas dudas sobre cuál será la propiedad correcta.

No solo tiene que gustarte mucho, estar dentro de tu presupuesto y cumplir con los requerimientos que estás buscando; también debés considerar otros factores importantes como su construcción y antigüedad, el barrio, la seguridad y los medios de transporte cercanos. 

Entre lo que hay que tener en cuenta al comprar una casa en Argentina están los precios del mercado. Una vez definido tu presupuesto tendrás que buscar y mirar mucho para evaluar, comparar y decidir. Además es indispensable tener presente la finalidad de la vivienda que se quiere adquirir: no es lo mismo elegir una propiedad para vivir con la familia, que para alquilar o usar como oficina. 

En Argentina, los precios de los inmuebles varían por distintos factores. Los expertos explican que en un contexto de baja demanda, por ejemplo, se concretan muy pocas operaciones y esto lleva a que el stock se acumule e impacte en los valores. En épocas de crisis, en el mercado inmobiliario pueden aparecer ofertas atractivas. ¡Puede ser un momento oportuno para invertir en una propiedad! 

Qué tener en cuenta al comprar una casa argentina

  • Ubicación
    Tanto para alquilar como para obtener ganancias con la reventa el día de mañana, es conveniente hacer una compra inteligente y optar por zonas vendibles. La ubicación es un tema fundamental en la Ciudad de Buenos Aires y en otras grandes ciudades de la Argentina. La amplitud de precios es superior al 80 % de un barrio como Lugano a otro como Puerto Madero. Hay que entender la potencialidad y rentabilidad de cada lugar antes de elegir.
    También hay que contemplar el entorno de la vivienda, el desarrollo comercial del barrio y las mejoras urbanísticas que a futuro pueden impactar en la revalorización de la unidad. Así como los medios de transporte cercanos, las avenidas y otros atractivos, como polos gastronómicos.     
  • Antigüedad y construcción
    Hay que prestar atención a ambos factores e indagar en profundidad. Una casa puede ser antigua pero estar construida con buenos materiales; mientras que un edificio nuevo quizás tenga una construcción mediocre. Revisar pisos, revestimientos y materiales de las aberturas y ventanas (si son de aluminio o PVC, mejor). La cocina y el baño son dos ambientes clave, ya que sale caro renovarlos. Mirar la grifería, los artefactos y la ventilación (para evitar hongos). Verificar la presión del agua y la antigüedad de las cañerías; así como las instalaciones eléctricas.       
  • Luminosidad y orientación
    La entrada de luz natural es otro factor clave a tener en cuenta al comprar una casa. La luminosidad suele ser una buena herramienta para defender el valor del inmueble. El ingreso de sol y la orientación influyen en la humedad que puede sufrir el departamento y en el consumo de calefacción que va a necesitar. Las propiedades que dan al noreste son muy valoradas porque tienen luz durante casi todo el día. Si bien, en general, se eligen más los pisos bajos, los pisos altos tienen la ventaja de tener más luz, menos ruido y mejores vistas.   
  • Factores en contra
    A la hora de comprar una casa no elijas: departamentos antiguos sin el adecuado mantenimiento o con altos costos destinados a este fin; unidades que carecen de patios o balcones (esto baja el valor del inmueble); zonas poco seguras.  

Seguro de Hogar

Ya sabés qué tener en cuenta al comprar una casa argentina. Así sea nueva o usada, recién adquirida o habitada hace muchos años, tu propiedad debe estar protegida. Cuidá tu casa, tus bienes y a tu familia con un Seguro de Hogar que te brinde cobertura por robo, daños a la vivienda y demanda de terceros; entre otros beneficios, como mantenimiento y emergencias de electricidad, gas, plomería y cerrajería.