¿Qué son las fuentes de energías renovables y cómo funcionan?

Las energías limpias se obtienen de recursos naturales inagotables como el sol y el viento. Sus ventajas y cómo colaboran contra el cambio climático del planeta.  

Se denomina “energías renovables” a aquellas fuentes energéticas basadas en la utilización del sol, el agua, el viento y la biomasa animal o vegetal, entre otras. Es decir, energías que se obtienen de fuentes naturales inagotables y que se caracterizan por no utilizar combustibles fósiles -como sucede con las energías convencionales- sino recursos capaces de renovarse ilimitadamente.

¿Qué son las fuentes de energías renovables?

Las energías renovables son fuentes de energías limpias, inagotables y crecientemente competitivas. Se diferencian de los combustibles fósiles por su diversidad, abundancia y potencial de aprovechamiento en cualquier parte del planeta. También se distinguen porque son capaces de generar electricidad sin contribuir al calentamiento global. Las fuentes de energías renovables no producen gases de efecto invernadero -causantes del cambio climático- ni emisiones contaminantes. El impacto ambiental de las energías renovables es de gran magnitud. Además, sus costos tienden a bajar de forma sostenida, al contrario del combustible fósil cuya tendencia general va en alza.   

El desarrollo de las energías limpias es indispensable para combatir el calentamiento global. En los últimos cinco años, la temperatura media del planeta ha subido 1,2 grados, según el servicio de cambio climático de Copernicus, produciendo efectos devastadores que hay que limitar. En 2016, por primera vez en la historia, 200 países asumieron el compromiso de reducir sus emisiones y llegar, al final de este siglo, a una temperatura media muy por debajo de los dos grados. El cambio climático tiene consecuencias catastróficas por encima de ese límite. En paralelo, más de 800 millones de personas en el mundo no tienen electricidad, lo que requiere un esfuerzo adicional en el despliegue de energías renovables para lograr el acceso universal a este insumo.   

Algunas fuentes de energías renovables

  • Eólica: energía que proviene del viento.
  • Solar: se aprovecha el calor o la luz solar para obtener energía.  
  • Biocombustibles: bioetanol, biodiésel, biogás y otros combustibles producidos a partir de materias primas de origen agropecuario, agroindustrial o desechos orgánicos.
  • Geotermia: aprovecha el calor de la corteza terrestre para producir energía eléctrica.
  • Energía hidráulica: generación de energía a partir de corrientes de agua. Esta es la fuente de energía renovable más usada en el mundo para generar electricidad.

¿Qué son las fuentes de energías renovables y cuáles son sus ventajas?

Como dijimos, las fuentes de energías renovables son el socio imprescindible contra el cambio climático porque no emiten gases de efecto invernadero en los procesos de generación de energía y son una solución limpia e ilimitada. 

  • Son inagotables: a diferencia de las fuentes tradicionales como el gas, el carbón, el petróleo y la energía nuclear -cuyas reservas son finitas-, las energías limpias son renovables y están siempre disponibles (como el sol y el viento, donde se originan).    

Reducen la dependencia energética: la importación de combustibles fósiles está supeditada a la coyuntura económica y política del país proveedor, pudiendo comprometer la seguridad del suministro energético. La naturaleza autóctona de las fuentes de energías renovables posibilitan la independencia energética. En todas partes hay algún tipo de recurso renovable (agua, sol, materia orgánica) que puede ser aprovechado para producir energía de forma sostenible, un claro ejemplo de esta tendencia son los paneles solares para el hogar.