¿Qué es una póliza de seguro?

Qué es un contrato de seguro, qué condiciones deben figurar y cuál es el plazo para denunciar las diferencias entre una propuesta y la póliza firmada.

Cuando una persona está interesada en contratar un seguro y está buscando una cobertura específica para algún tipo de riesgo, lo más probable es que se acerque a una compañía aseguradora (de forma presencial u online) y la empresa le haga una propuesta donde se considere una póliza de seguro.

La misma ofrecerá datos básicos sobre la cobertura a contratar, como plazos, prima, restricciones y otros. Sin embargo, esta propuesta general no suele incluir todos los detalles, que sí estarán en la póliza de seguro y que es fundamental conocer.

¿Qué es una póliza de seguro?

 Es el documento que permite instrumentar el contrato de un seguro determinado. Ya sea un Seguro de Hogar, Accidente, Mascota, Bicicleta, Bolso u otro, siempre se firmará una póliza de seguro donde constarán las condiciones generales y particulares de ese contrato. Si hay diferencias entre el contenido de la propuesta o la descripción de la  contratación on line y el texto de la póliza, está estipulado el tiempo que tiene el cliente para reclamar.

Según indica la Superintendencia de Seguros: “cuando el texto de la póliza difiera del contenido de la propuesta, la diferencia se considerará aprobada si el tomador (quien contrata el seguro) no reclama dentro del mes de recibido dicho documento”. Es decir, que el asegurado debe entender muy bien qué es una póliza de seguro y leer detenidamente el contrato para, en caso de no estar de acuerdo o encontrar diferencias con la propuesta original, no firmar; o -de haber firmado  reclamar y denunciar en el plazo correspondiente, de un mes.  

Hay que leer de forma completa la póliza de seguro y verificar que no falten datos fundamentales:

  • Plazo: inicio y final de la vigencia de la cobertura.
  • Individualización de las cosas, bienes o personas objeto de la cobertura.
  • Riesgos cubiertos.
  • Suma asegurada.
  • Exclusiones de la cobertura.
  • Descubiertos o franquicias a cargo del asegurado.

¿Qué debe incluir la póliza de seguro?

  • Condiciones generales
    Las condiciones generales de un contrato de seguro son los principios básicos y reglas comunes que se aplican a todas las pólizas de un mismo riesgo. Son normas que regulan el riesgo cubierto, exclusiones, obligaciones, cargas del asegurado, etc. Están reglamentadas por la Superintendencia de Seguros y no difieren entre las distintas compañías. 
  • Condiciones particulares    
    Son propias de cada contrato y van a depender del seguro contratado y de la compañía elegida. Aquí se determinarán los detalles de la póliza: datos de las partes, duración del contrato, importes cubiertos, primas, etc.    
  • Condiciones especiales
    Son las que amplían, condicionan, delimitan, modifican o suprimen riesgos, extienden o restringen las coberturas previstas en las condiciones generales de la póliza. 
  • Suma asegurada
    La suma asegurada es el límite máximo de cobertura económica que indemnizará la compañía aseguradora en caso de que ocurra un siniestro cubierto en la póliza. Esta cifra se establece entre el asegurado y la aseguradora y queda determinada en el contrato.  

Una vez que la persona entiende qué es una póliza de seguro y cuáles son las especificaciones que debe tener en cuenta para elegir, ¡es momento de contratar! La casa, los bienes y los seres queridos pueden estar cubiertos por un Seguro de Vida, Hogar, Accidentes Personales, Mascotas, Cajero, Bolso, Bicicleta y Notebook, entre otros, para vivir con tranquilidad. 

person writing on brown wooden table near white ceramic mug