Para acceder a una hipoteca, ¿necesito un seguro de vida?

Si sacás una póliza no necesitás hipoteca; así como tampoco es obligatorio el seguro de vida al comprar una casa. Solo se recomienda para no correr riesgos.  

Tener casa propia es uno de los objetivos más importantes en la vida de cualquier persona o familia. Cuando llega el ansiado momento de comprar una propiedad es normal que surjan muchas dudas, sobre todo si se hace a través de un crédito hipotecario.

Hay que cumplir un montón de requisitos para acceder al préstamo de una entidad bancaria y, entre ellos, el seguro de vida puede ser una condición.

¿Es obligatorio un seguro de vida para una hipoteca?

Es cierto que la compra de una casa supone riesgos y una gran responsabilidad; pero, lo primero que tenés que saber, es que no es obligatorio un seguro de vida para una hipoteca. Si el banco lo sugiere (y a veces lo exige) es porque necesita resguardarse ante cualquier situación imprevista y el incumplimiento de los pagos. Por ello, las entidades financieras suelen ofrecer sus propios productos de seguros, con bonificaciones en las condiciones del préstamo. Pero se puede elegir libremente con qué compañía contratar el seguro y desvincularlo, si se quiere, del banco que otorga el crédito.

Para contratar un seguro de vida no es obligatorio una hipoteca y al revés tampoco. Sin embargo, contratar un seguro de vida vinculado a un préstamo hipotecario es la mejor forma de proteger a tus seres queridos si algo llegara a pasarte y se quedaran sin respaldo económico. Al tener una póliza, los tuyos están cubiertos y se aseguran de no perder la propiedad si quien está pagando la hipoteca fallece o sufre de invalidez total. El seguro de vida resguarda tu casa e impide que termine en manos del banco. 

Los seguros de vida ligados a hipotecas son pólizas que garantizan el pago de la misma en caso de que el o los asegurados (se puede suscribir conjuntamente con el/la cónyuge) tengan una enfermedad invalidante o mueran. Una póliza de vida puede cubrir ante la muerte por cualquier causa, invalidez permanente, muerte accidental o enfermedad terminal. Un seguro de vida siempre es recomendable, pero es aún más conveniente contratarlo si se afronta una hipoteca durante un largo período de tiempo para financiar la compra de una casa. 

Conviene asesorarse bien, hacer números y tomar buenas decisiones cuando se saca un crédito hipotecario. El único seguro que el banco que presta puede exigir de forma obligatoria es el de daños. Este seguro de hogar básico cubre los deterioros de la propiedad en caso de incendio. El seguro de vida, como ya dijimos, es opcional y puede ser del banco u otra empresa aseguradora.

Excepciones de obligatoriedad de una hipoteca

Solo es obligatorio un seguro de vida para una hipoteca si buscás un producto pensado para protegerte y darte seguridad ante cualquier contingencia amparada por la cobertura. Así, cumplís el sueño de la vivienda propia sin correr riesgos.