¿Cómo desconectar del trabajo y prevenir el burnout?

Qué es el “síndrome del trabajador quemado”. Cuáles son las causas, síntomas y consecuencias; y qué medidas tomar para relajarse y desconectar.  

Desconectar del trabajo y lograr un buen descanso es fundamental para encarar cada día con energía y buena predisposición. Además, para lograr un buen rendimiento laboral hay que aprender a manejar el estrés y ponerle límites a las obligaciones en el momento adecuado.

Si estás sobrepasado, no lográs organizarte, descansar ni conectar con otras actividades que te hagan bien, es probable que el estrés se haga crónico y sufras lo que se conoce como burnout o “síndrome del trabajador quemado”. Este síndrome de burnout se manifiesta a través de un estado de agotamiento físico y mental que se extiende en el tiempo. No solo afecta al trabajo, sino que altera la personalidad y autoestima de quien lo padece. 

Entonces, ¿cómo prevenir el síndrome de burnout?

El “síndrome del trabajador quemado” es un proceso progresivo en el que la persona sufre una pérdida de interés por sus tareas y desarrolla una reacción psicológica negativa hacia su ocupación laboral. En sus orígenes, se identificaba mayormente en profesiones que involucraban trato con gente (atención al público, clientes, pacientes) y tenían gran exposición social. Sin embargo, puede darse en cualquier trabajo en el que se vivan constantes frustraciones, presiones permanentes, degradaciones o relaciones conflictivas.   

En pandemia, las condiciones laborales cambiaron para muchos: más del 40% de las personas comenzaron a teletrabajar. Las ventajas de hacer home office (oficina en casa) se vieron opacadas por las dificultades para desconectar del trabajo al terminar la jornada laboral. Al diluirse los límites físicos y temporales, la conexión se extendió las 24 horas, los siete días de la semana. Tres de cada cuatro empleados aseguran que viven permanentemente conectados y pendientes de sus responsabilidades laborales. Hay que estar atento y entender las causas y consecuencias para saber cómo prevenir el síndrome de burnout y combatirlo.   

¿Cómo desconectar del trabajo y prevenir el burnout?

Para evitar las preocupaciones, las emociones negativas y el estrés es clave cambiar la mentalidad para asumir esta nueva forma de trabajar. Aunque la tecnología propicia estar siempre conectado y disponible, ¡hay que establecer límites! Está en tus manos delimitar las responsabilidades laborales y establecer un horario definido de trabajo, aunque estés en tu casa. Será de gran ayuda que asignes un lugar específico del hogar para usar de oficina, que te vistas “para trabajar” y te vuelas a poner ropa cómoda cuando termines. Es importante gestionar bien el tiempo, priorizar tareas y aumentar la productividad en esas horas, para luego cortar y disfrutar del ocio. También conviene bloquear las notificaciones del celular fuera del horario laboral.

¿Cómo prevenir el síndrome de burnout?

¡Haciendo planes placenteros después del trabajo! Si tenés citas programadas para salir con amigos o con tu familia después del trabajo, tendrás que acabar tus tareas sí o sí. Entretenerte y distenderte te ayudarán a relajar y aflojar las tensiones del día. Compartí tiempo con tus hijos o tu pareja, ¡sin celulares ni pantallas! Asistí a tus clases de gimnasia, salí a caminar, a correr o a andar en bicicleta. Practicá yoga o mindfulness, dos disciplinas que ayudan a liberar el estrés, estar más presente y conectar con el bienestar del cuerpo y la mente. Despejate del trabajo con algún pasatiempo o manualidad que te guste hacer.         

No esperes a tener fatiga crónica, aumento de peso o pérdida de apetito; así como dolores musculares, migrañas, irritabilidad y desmotivación. Estas señales de agotamiento físico, sumadas al estrés y la ansiedad, productos del agotamiento mental, preceden al “síndrome del trabajador quemado”. Ya te dimos algunos tips de cómo prevenir el burnout. Es fundamental identificar y modificar las condiciones de trabajo que lo han producido y, en algunos casos, cambiar de trabajo, pedir ayuda psicológica o acompañamiento para rectificar hábitos adquiridos poco saludables.