5 juegos para chicos en casa

Cinco actividades para hacer en el hogar y compartir entre padres e hijos. Cómo proteger tu casa y a tu familia para vivir con tranquilidad y disfrutar sin preocupaciones.       

Dedicarle tiempo a nuestros hijos y jugar con ellos es de los mejores momentos que podemos compartir. Los niños se sienten queridos, importantes y cuidados; ¡y valoran esos ratos de diversión juntos más que cualquier juguete que les compremos! 

No es necesario disponer de muchas horas del día para estar con ellos, se trata de pasar tiempo de calidad con los pequeños (y los no tanto) del hogar. Algunas ideas para realizar juegos para chicos en casa.    

1.Juego de mesa casero

Los juegos de mesa son entretenidos y didácticos para los niños de diferentes edades. Hay juegos para dibujar, llegar a la meta, adivinar, cumplir objetivos, responder preguntas y más. El juego de la Oca es un clásico, ¡te proponemos que hagan su propia versión! Van a necesitar un cartón o cartulina grande, para el tablero, y papeles de colores donde escribir algunas consignas y trazar un recorrido. ¡Hay que cumplir las prendas para llegar a la meta! Podés incluir desafíos en el hogar, según la edad, como hacer la cama, lavar los platos y regar las plantas. ¡El que cumple gana beneficios! Además de compartir, aprenden y colaboran. 

2. Fiesta de disfraces

Entre los juegos para chicos en casa preferidos, está el de disfrazarse. ¡Pero atención que, esta vez, solo valen los disfraces inventados! Busquen ropa vieja que haya guardada por ahí, sombreros, maquillaje… ¡y a divertirse! Cada uno propone de qué se visten los demás y a resolver el disfraz con lo que encuentren. Desafíense a ponerse lo más ridículo que tengan, ¡solo importa reírse a carcajadas! Elijan ser cocineros, fantasmas, cantantes o payasos. ¡Sáquense fotos, cuenten chistes o bailen con los personajes que crearon! 

3. Cápsula del tiempo

Para hacer esta “cápsula del tiempo” consigan un recipiente de vidrio o metal, que no se arruine con los años. Busquen una foto familiar actual, pongan algunos dibujos, hagan una lista de sus cosas favoritas (comidas, salidas, música), escriban un mensaje secreto y separen algún objeto pequeño y valioso para ustedes. Guarden todo en la “cápsula” y ciérrenla muy bien. Piensen dónde pueden esconderla o enterrarla por algunos años. Anoten la fecha y el escondite en un lugar seguro e imaginen la experiencia transcurrido algún tiempo, cuando desempolven los tesoros que prepararon hoy. ¿Les gustarán las mismas cosas? ¿Se acordarán de este momento? ¡Hagan la prueba y más adelante lo comprobarán!

4. Energía verde

Un jardín, el patio de casa o un balcón pueden servir para ponerse en contacto con la naturaleza y compartir tiempo entre padres e hijos. Ropa vieja, guantes y a ensuciarse metiendo las manos en la tierra, plantando algunas flores o regando las que hay. Pueden buscar en internet cómo cuidar algunas especies; plantar hierbas aromáticas para, más adelante, usarlas para cocinar; o, simplemente, recoger hojas y conectarse con la energía verde. Si no es en casa, siempre hay alguien que puede prestar su jardín para que se hagan los jardineros por un rato.  

5. Manos a la obra.

Armen un taller en casa y que cada uno elija con qué técnica quiere trabajar. Sobre la mesa más grande que tengan desplieguen papel de diario o una sábana vieja y todos los materiales que consigan para ponerse a pintar, pegar o hacer artesanías. Pueden tallar sobre jabón blanco, decorar remeras o hacer sellos de papa. Otras ideas son: pegar fotos sobre maderitas y hacer un móvil, inventar y pintar mapas, o teñir papel con bolsitas de té y escribir cartas antiguas. ¡Revisen y creen juegos para chicos en casa con lo que encuentren! Inviten al resto de la familia a la exposición de sus trabajos.   

¡Que tus niños nunca dejen de jugar! ¿Qué hacer para que tu familia esté siempre protegida, si algo llegara a pasarte? Un Seguro de Vida es la solución para vivir con tranquilidad y, en caso de muerte o invalidez permanente, que tus seres queridos reciban una indemnización. Te protegemos a vos y a los tuyos, para que no tengan de qué preocuparse, sobre todo si tenés hijos pequeños y personas que dependen de tus ingresos económicos. Tu casa también puede estar en buenas manos, con un Seguro de Hogar. No arriesgues tus bienes, ni tu propiedad: protegelos de robos y daños con una póliza que responda ante distintos incidentes.